martes, 14 de junio de 2011

1937 La mancha de sangre (Adolfo Best Maugard)



1937
Adolfo Best Maugard


Reparto:

Estela Inda, José Casal, Heriberto G. Batemberg, Manuel Dondé




Sinopsis:

Considerada cinta maldita y por ello retirada de la circulación por cerca de cincuenta años, resulta ser una gozosa descripción de la vida prostibularia, visión diametralmente opuesta a la del melodrama de las buenas-malas mujeres.



Comentarios:


CINTA MALDITA DEL CINE MEXICANO

Película rescatada y restaurada por la filmoteca de la UNAM. Faltan elementos de imagen y sonido, debido a que se perdieron para siempre. Cine casi experimental, con decorados naturales y de una fuerza y sinceridad fuera de serie.
sarvakarma

La Filmoteca de la UNAM exhibe en el marco de su 50 aniversario La mancha de sangre, película que el pintor y teórico de arte Adolfo Best Maugard filmó en 1937. Se trata de un material censurado en su época por retratar la atmósfera de un cabaret de mala muerte que pudo estrenarse hasta seis años después, en 1943.




La Filmoteca de la UNAM exhibe en el marco de su 50 aniversario La mancha de sangre, película que el pintor y teórico de arte Adolfo Best Maugard filmó en 1937. Se trata de un material censurado en su época por retratar la atmósfera de un cabaret de mala muerte que pudo estrenarse hasta seis años después, en 1943.
Desaparecida por más de cincuenta años y considerada por los especialistas como una de las pocas películas eróticas del cine latinoamericano en los años treinta, la cinta se exhibirá el apreciarse el jueves 18 de febrero a las 19:00 horas en la Sala José Revueltas.
Con estos antecedentes, de acuerdo con Francisco Gaytán, encargado del área de restauración, esta película se había convertido en un mito para los estudiantes de cine, que no la conocían pues sólo se exhibió en el Cine Politeama por cuatro semanas y sin mucho éxito. Más tarde desapareció.
En un artículo escrito en 1961 en la revista Nuevo Cine, el escritor Salvador Elizondo recordó la cinta: “Este film, ahora casi olvidado, se convirtió a lo largo de los años en una leyenda, una leyenda secreta que los escolapios del Colegio México evocábamos con terror fascinante: ¡La mancha de sangre!; la mera enunciación de este título evocaba en nuestras mentes, todavía adormiladas… imágenes de cabaret donde hombres y mujeres bailaban desnudos…
“Desde entonces escrutamos afanosamente los pequeños insertos de las carteleras del ‘circuito’ y en los desgarrados tapiales de Guerrero y Santa María la Redonda buscamos el indicio de esa presencia, ese ‘bizcocho mojado en te’, inútilmente. La mancha de sangre se ha borrado por completo”.

En 1993, la Filmoteca recibió un depósito de materiales de nitrato de celulosa que se encontraban en una bóveda olvidada. En la lista de los materiales La mancha de sangre apenas figuraba como Mancha: estaba “maltrecha, incompleta y sucia”, recuerda Gaytán. Le faltaba el rollo 6 de sonido, y el 9 y último, de imagen.
La Filmoteca quiso recuperar las líneas que decían los actores en el rollo perdido de sonido y recurrió a personas sordomudas que leen los labios sin ningún éxito. No obstante, aún censurada, la cinta presenta escenas sorprendentes para la época.
La película permite apreciar la concepción de Best Maugard de la vida de cabaret: “sin duda es la más verdadera que se nos ha ofrecido en el cine mexicano, pues las prostitutas ejercen un trabajo para ganarse la vida sin sufrir necesariamente por ello, se divierten, pelean, hacen amigos, aman”.
El argumento, escrito por Miguel Ruíz, autor de El prisionero trece, trata sobre un cabaret cuyo nombre da título a la cinta donde trabaja Camelia (Stella Inda), una prostituta “padroteada” por el proxeneta alemán Gastón (H.G. Batemberg). Camelia se enamora de Guillermo, un joven provinciano (José Casal), quien al no encontrar trabajo está a punto de involucrarse con la delincuencia.
Gracias a sus conocimientos en artes visuales, el director plasmó en los estudios de Gabriel García Moreno (más tarde Estudios Azteca) la atmósfera de un característico cabaret de barriada: barra de madera, reservados, pista de baile y un pequeño espacio para los músicos que tocan danzones. Se filmó también en locaciones de barrios obreros de la Ciudad de México.
Realizada durante el cardenismo, la película parece un mural en el que se observa la forma de vestir de las sensuales mujeres de la vida nocturna y el de sus amantes, casi todos obreros. Se retratan también los visitantes del lugar: un bolero, el clásico vendedor de toques eléctricos y el voceador de periódico.
Una escena memorable es la orgía que organiza Gastón para sus amigos: en medio de un ambiente nebuloso por el humo de cigarro, las prostitutas, cubiertas sólo con ropa íntima, tropiezan entre los cuerpos que echados por doquier gozan del sexo. Camelia baila desnuda, apenas cubierta por unas gasas transparentes. Mujer libre de prejuicios, clara en sus deseos y dispuesta a conseguir a cualquier precio lo que desea, es un personaje singular en el cine nacional.
Un pintor cineasta
Influenciado por el cineasta ruso Sergei A. Eisenstein, el pintor Adolfo Best Maugard filmó en 1933 el cortometraje Humanidad, homenaje al trabajo de las instituciones públicas donde utiliza un lenguaje visual innovador y ángulos dramáticos de la cámara al servicio de un objetivo. Su segunda y última película fue La mancha de sangre, osado drama, muy discutido pero raras veces visto y en donde retrata casi documentalmente la vida del cabaret y del hampa.







2 comentarios:

  1. Esta es una película rara! Conocía al director por su curso de dibujo y su importancia en la escuela de pintura mexicana de los años treintas.

    ResponderEliminar
  2. La podras subir a otro servidor (mediafire) por favor!! Espero que si, gracias. Saludos!!!

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.

TODAS LAS PELICULAS