martes, 1 de marzo de 2011

2005 La mujer de mi hermano (Ricardo De Montreuil)

                              
                                                    2005
                     RICARDO DE MONTREUIL



Reparto:


Bárbara Mori, Christian Meier, Manolo Cardona, Gaby Espino, Bruno Bichir, Angélica Aragón, Beto Cuevas


Sinopsis:

Zoe, una mujer atractiva, luego de casi 10 años de matrimonio descubre que su vida de casada carece de pasión y sorpresa, y se deja seducir por la posibilidad de hallar esas sensaciones ya olvidadas en la figura de Gonzalo, hermano de su marido Ignacio. Desde esta premisa se desencadenan una serie de eventos que llevaran a estos tres personajes a un arriesgado juego de venganzas, secretos y pasiones, a través del cual se van descubriendo los verdaderos motivos que llevan a cada personaje a actuar como lo hace.




La mujer de mi hermano es una película dramática, co-producida por Stan Jakubowicz y Jaime Bayly, basada en la novela homónima de este último. Se estrenó el 4 de noviembre de 2005 en México y el 14 de abril de 2006 en los Estados Unidos. Es la primera película del director peruano Ricardo de Montreuil. Ha sido la película latina más distribuida y que ha recaudado mayores ingresos de taquilla en los Estados Unidos, con un total de US$ 10 millones (US$ 1 millón en su primer fin de semana).

Extisten algunas diferencias entre la historia narrada en la película y la que se encuentra en la novela. Una de ellas es la adición de los personajes interpretados por Bruno Bichir y Beto Cuevas, los cuales sirven como interlocutores en lo que en la historia original eran monólogos de Zoe. Bichir interpreta al mejor amigo homosexual de la protagonista y Cuevas a un sacerdote.

El guión de esta película, al margen de pequeños cambios como el mencionado, se mantiene fiel al sentido de la historia original. Esto se debe a que en esta ocasión Bayly se encargó del guión y la co-producción, evitando así el malestar que le causó No se lo digas a nadie(Francisco J. Lombardi, 1998), versión fílmica de su primera novela, donde se cambió el final de la historia.



Basada en un best-seller de Jaime Bayly (enfant terrible de la letra peruana que goza de exhibir sin tapujos temas considerados "tabú") esta cinta fue realizada en Santiago de Chile – aunque podría ocurrir en cualquier metrópoli latinoamericana-, con un elenco que incluye a Bruno Bichir como Boris, confidente de Zoe (en una interpretación controlada y no exenta de sentimiento), la venezolana Gabriela Espino y Angélica Aragón, quien pone su rúbrica con un trabajo espléndido y radiante de carisma en un rol de soporte como Cristina, la madre de los hermanos rivales, mujer de buenos sentimientos que no imagina la borrasca de deseos reprimidos a puertas cerradas.

El guión, del propio Bayly -que se dice decepcionado por los "compromisos" que en 1998 Francisco J. Lombardi tuvo que hacer al adaptar al cine su primera novela, la controvertida No se lo digas a nadie- borda a los personajes con plétora de matices, que ayuda a trascender lo banal, ofreciendo una corriente subversiva bajo el melodrama de un decadente matrimonio burgués en escabrosa crisis.

Al dar en definitiva el salto a la pantalla grande (luego de la malograda Inspiración), Bárbara Mori demuestra que además de tener hermosura indiscutible, posee -como dejó ver su trabajo en televisión, donde fue fenómeno de popularidad- la sustancia que le permitirá ser actriz de respeto, sin necesitar realmente la tan anticipada escena de desnudo -algo integral en la trama y manejado con elegancia por el director, Ricardo de Montreuil, que debuta en el largometraje con esta cinta-.

Por otra parte Manolo Cardona luce bastante en un papel difícil -un sujeto antipático a propósito- y mención aparte merece Christian Meier, que interpreta con valentía un papel espinoso; Ignacio es un hombre que se resquebraja lentamente, mantiene una escala de grises en su carácter que sirven para disimular sus múltiples secretos. Él es, a fin de cuentas, la verdadera alma atormentada de la cinta y su trabajo actoral (Meier no es extraño a la ouvre subida de tono de Bayly; fue coprotagonista y se robó cada una de sus escenas en No se lo digas a nadie) resulta persuasivo más que frívolo: es imposible mantenerse indiferente ante todo lo que sucede en su persona, que se descubre gradualmente, aún para su propio horror.





                                                                  Enlaces de descarga: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.

TODAS LAS PELICULAS